Educación y Turismo Turismo y Educación

DSpace Repository

Educación y Turismo Turismo y Educación

Show full item record

Title: Educación y Turismo Turismo y Educación
Abstract: El turismo se ha consolidado como uno de los instrumentos más eficaces para el crecimiento de nuestro país debido a su importancia económica, social, cultural y ambiental. La educación, por su parte, es la base del desarrollo de las comunidades. Ahora la pregunta que nos hemos hecho en la Cámara Argentina de Turismo es: cómo interactúan entre sí, y en tal caso cómo se pueden potenciar mutuamente. Esta es precisamente nuestra hipótesis de trabajo. En otras palabras, queremos investigar qué puede hacer la educación por el turismo, y además qué puede hacer el turismo por la educación. Es, en este contexto, que la Cámara Argentina de Turismo, en la misma línea que propuso la Organización Mundial del Turismo (OMT) con la consigna mundial “Turismo para el Desarrollo”, se propone identificar las urgencias y los acuerdos a seguir -institucionales y privados- para lograr saltar a la “era del conocimiento” en un sector que es uno de los más pujantes del país. El presente informe avanzará directamente sobre la hipótesis central, que no es otra que la de demostrar lo que desde aquí ya intuimos: los beneficios que una mejora en la educación de la comunidad en general y en la capacitación profesional en particular tendrán en el desarrollo del turismo en Argentina. La relación entre turismo y educación se ha estrechado a tal punto que se produjo un renacimiento en la concepción de sus actividades centrales. En la era del conocimiento se está abriendo una nueva perspectiva. La interacción entre turismo y educación es mutua, el desafío también. El pedagogo Alfredo van Gelderen, académico de Educación, afirma que el desafío principal es el cambio, y advierte al mismo tiempo que los cientos de miles de docentes que existen en nuestro país tienen que transformarse para dar respuesta a los reclamos de la sociedad del conocimiento. El turismo está caminando por la misma senda. El cambio, a no dudarlo, será transformador en toda la actividad económica. Los sectores económicos, en especial el de la industria turística, han tomado nota de la manera en que absorberán esta transformación para alcanzar los rangos de la “sociedad del conocimiento” como calificó van Gelderen. El nuevo concepto de Turismo para el Desarrollo es el que sin duda está orientando los Programas de Trabajo de la OMT en los últimos años,más aún desde su plena incorporación a las Naciones Unidas como agencia especializada. El Departamento de Educación y Gestión del Conocimiento de la OMT, junto al Consejo de Educación y a la Fundación OMT.Themis, han introducido nuevas prioridades en sus programas,para contribuir,más directamente,al objetivo de concretar una actividad turística que apunte al desarrollo.Los programas UNWTO.Scholars,de formación de gestores públicos en turismo de países menos desarrollados, han cobrado un gran auge y aceptación entre los miembros de la OMT, gracias sin duda al generoso apoyo de países donantes, entre los que hay que destacar por el momento a Italia, Andorra,México y Argentina. Por otro lado, también las instituciones miembros del Consejo de Educación de la OMT vienen incorporándose crecientemente a esta tarea, ofreciendo su mayor dedicación investigadora, académica y profesional a los temas del desarrollo. Se debe subrayar también aquí la puesta en marcha del nuevo programa Voluntarios OMT.TedQual, en el que graduados universitarios liderados por expertos de la OMT, realizan tareas de aplicación del conocimiento en turismo en diversos destinos de los países miembros. Hace ya 15 años, un grupo de profesores universitarios, profesionales y agentes gubernamentales con competencias en turismo se reunían en la Universidad George Washington en ocasión de celebrarse el primer Tourism Policy Forum (TPF), que se realizaba por iniciativa del profesor Donald Hawkins. Surgió allí la preocupación por el agotamiento del modelo-paradigma turístico de los años setenta y ochenta, el llamado turismo de masas. Las externalidades de ese paradigma empresarial turístico ponían ya en cuestión la propia sustentabilidad de la actividad turística y su capacidad de contribución al desarrollo. Y aunque el turismo no siguió un cauce tranquilo -terrorismo, catástrofes naturales, problemas económicos y sanitarios, cambios estructurales por el progreso tecnológico, inseguridad y cambios políticos profundos- aquellos lineamientos consagrados en aquel foro (Tourism Policy Forum) han tenido sus aciertos colocando a la actividad turística como uno de los instrumentos más eficaces para el desarrollo. La competitividad y sustentabilidad en turismo comenzaron a concentrarse en un concepto nuclear: el conocimiento. Peter Drucker, haciendo referencia a la economía en general, dijo: “En adelante, la clave es el conocimiento. El mundo está dejando de ser intensivo en trabajo, intensivo en materiales e intensivo en energía; ahora es intensivo en conocimiento”. La vía al desarrollo y el bienestar de los pueblos pasa por la formación de conocimiento y capital humano. Así, en el elenco de objetivos instrumentales de la política turística: la potenciación de recursos naturales y culturales, la sustentabilidad, la calidad y eficiencia (competitividad), hay que subrayar ahora también la gestión del conocimiento. Este instrumento -tan íntimamente ligado al desarrollo que muchos lo considerarán digno de figurar más bien como un objetivo- no se reduce simplemente a una cuestión táctica de investigación de mercados. La gestión del conocimiento es ya el elemento más importante de creación de valor en las organizaciones contemporáneas y, como tal, parte inseparable de los procesos productivos y de toma de decisiones. Las políticas turísticas dependerán cada vez más, no sólo de la creación estratégica, sino de la capacidad de aplicación, optimizando sus consecuencias y resultados, de su correcta integración en nuestros procesos productivos y organizativos y la difusión del mismo entre todos los equipos humanos de la actividad económica mediante la educación, la formación (comprensión) y la información. Pero, más allá de la sustentabilidad y competitividad de las empresas del sector, organizaciones y destinos turísticos van a requerir una gran agilidad para desarrollar esta gestión del conocimiento, no solamente en sus entornos más obvios e inmediatos, sino directamente en la prestación de sus servicios. En síntesis, es cada vez más evidente que las economías y organizaciones del siglo XXI avanzarán gracias al desarrollo de conocimientos, de la innovación y de la comercialización. Para que las organizaciones de turismo sigan siendo competitivas en esta era de cambios, es preciso adoptar una perspectiva basada en la gestión de conocimientos que permita que las investigaciones en materia de turismo tengan su impacto en la capacidad creativa del sector. El presidente indio Nehru dijo una vez que la India era demasiado pobre como para darse el lujo de no invertir en investigación científica. Es precisamente con ese mismo concepto estratégico que desde aquí creemos que si queremos alcanzar un crecimiento empresarial sustentable a largo plazo, no podemos desconocer en el presente los beneficios de invertir en educación y capacitación. No hacerlo sería un error estratégico inadmisible con graves consecuencias económicas para el sector empresarial de la industria turística argentina.
Date: 2006-01-01


Files in this item

Files Size Format View Description
cateducaytur2006.pdf 649.2Kb PDF Thumbnail Educación y Turismo Turismo y Educación

This item appears in the following Collection(s)

Show full item record

Search DSpace


Browse

My Account